Enero 7, 2020

Nunca jamás cierres tu corazón y tu mente. 
Ni temas lo nuevo, lo extraño, lo diferente, lo no convencional. 
Mantente listo y preparado para la intuición, para la inspiración, «la corazonada», a lo mejor, te revela algo tan completamente nuevo para ti que quizás, ni siquiera tenga forma o sustancia, y tal vez simplemente necesites revestirlo con palabras y hechos. 
El orgullo intelectual, puede ser un obstáculo en este camino espiritual, una auténtica piedra de tropiezo para la verdad y el crecimiento espiritual. 
Nútrete de ello si fuera necesario, acércate a los maestros, mas, ponle tu propia esencia. 
No es intelecto lo que necesitas; es inspiración e intuición. El intelecto procede del exterior, mientras que la inspiración y la intuición proceden del interior y no pueden, ni deben, ser influido por nada exterior. 
Permite que tu aprendizaje proceda del interior; de la esencia pura de tu ser, extráelo, lo tienes, buscalo, no te limites a hacer o decir lo que te dicen, eso no es aprendizaje, eso es sumisión. 
Te asombrarás de todo lo que contienes. 
Es ilimitado, porque procede de la fuerza divina, de la conciencia pura sin límites, todo lo que procede de esa fuente es ilimitado y eterno.
Ciro 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *