Enero 3, 2020

Cuando ames, ama desde el corazón, no sólo expreses las 4 letras que lo forman, no lo hagas sólo a travez de la palabra o la mente, nunca tengas miedo de mostrar tu amor.
Que tu amor sea como un libro abierto, legible para todos los individuos y sus almas. 
Es lo más maravilloso del mundo, por eso, deja que el amor divino y espiritual fluya en ti libremente. 
El amor no es ciego, ve lo mejor en cada persona amada y de ese modo hace que salga lo mejor. 
Nunca escojas o selecciones a quienes vas a amar. Simplemente mantén abierto tu corazón y que el amor fluya a todas los seres por igual. 
Hacer eso, es amar con amor divino y espiritual. 
El amor nunca debe abrirse y cerrarse como un grifo. 
El amor nunca es posesivo, jamás es exclusivo y menos excluyente. 
Cuanto más deseas compartirlo, más crece. 
Aférrate a él y lo perderás. 
Suéltalo, déjalo fluir en cada instante de tu existencia, y volverá a ti multiplicado, se convertirá en un gozo y en una bendición para todos aquellos que lo comparten.
Si vives con miedo a amar, simplemente prevalecerá aquello que tú alimentes.
Ciro 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *