Enero 2, 2020

No te preocupes si tus comienzos en esta vida espiritual son pequeños. 
Todas las cosas buenas tienen comienzos pequeños. 
Un poderoso roble, surge a partir de una diminuta bellota. 
De una pequeñísima semilla brotan las plantas y las flores más hermosas. 
Por medio de una pequeñísima semilla, muchas vidas pueden cambiar. 
A partir de un pequeño pensamiento de fe, creencia y confianza en ti mismo, pueden surgir maravilla tras maravilla. 
Las cosas pequeñas al crecer se hacen grandes. 
Se agradecido por todas las cosas pequeñas de tú vida, después, a medida que crecen, mostrarás agradecimiento por todas y cada una de ellas, sabrás expresarles gratitud plena con palabras y sobre todo con hechos. 
Permite que todo lo interior se exprese en el exterior. 
Recuerda siempre que un corazón agradecido es un corazón abierto, resulta mucho más fácil a la conciencia pura, la fuerza divina, obrar en y a través de un corazón abierto. 
Da gracias y continua dando gracias por todo lo recibido, por las cuales en union con la conciencia pura, puedes ir desarrollando en beneficio hacia ti y todo tu entorno.
Mas ten siempre presente, nada absolutamente nada lo realizas solo, como la bellota se convierte en roble, la semilla en flor, tú tambien te desarrollas y creces en union a un elemento «invisible», pero que sin él nada podría existir, es la conciencia pura o fuerza divina.
Ciro 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *