Enero 10, 2020

Aprende a buscar en tu interior todas las respuestas. Tómate tiempos de quietud y encuentra la respuesta en el silencio. 
Si ésta no viene de inmediato, no cedas a la desesperación. Simplemente espera unido a la esencia a la fuerza divina, a Dios, siéntelo cualquiera sea el concepto o comprensión que tengas sobre ello.  
El instante donde estas ahora, siempre es perfecto y ritmico con toda la creación. 
Qué fácil es, cuando la vida no discurre como deberia, con tropiezos y dificultades, alzar las manos con desesperación e intentar huir de todo; puedes hacerlo, pero te aseguro que no llegara nada de afuera, todo lo tienes tu, lo padecido y lo bendecido. 
Por lo tanto, hazte consciente y afronta tus responsabilidades y consiente que el silencio y la confianza sean tu fuerza.
Por eso, cuando escuches en el silencio, la nada, la suave voz en lo profundo de tu ser, no es tu mente, no son tus pensamientos, es la fuerza divina que hace ver su presencia. 
Escúchala, refuérzala, no va a fallarte, ni abandonarte nunca.
Pues, como una madre, nunca abandona a su hijo, por mas que el hijo la haya abandonado una y mil veces.
Descubre la inmensidad que hay en el núcleo de tu ser , en la geoda de tu alma y permanece eternamente unido a ella.
Esa, es la esencia de la vida.
Ciro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *