Diciembre 22.2019

Estas no son sólo palabras, son ley de vida:
“Según des, así recibirás”  
Cuando las vivas y las pongas en acción, verás lo maravillosamente que funcionan.
Cuando empieces a dar lo que tienes, comprobarás que se te dará cada vez más.
No tengas temor; no te guardes nada, tan sólo da y continúa dando. 
El buen maestro, es el que enseña y da lo que sabe, no aquel que se lo guarda. 
Un corazón abierto y generoso atrae todo lo mejor hacia sí. Que tu corazón sea abierto y generoso; no te quedes con nada y que el espíritu de ceder y dar esté siempre presente.
Comprueba qué es lo que tienes para dar y ofrécelo, sea lo que sea, pues cada don que se ofrece ayuda a completar el conjunto. 
Recuerda no solo se da lo material, también se da y tiene mucho valor, lo emocional, lo afectivo, lo que no tiene coste monetario, pero vale más que el oro.
No esperes que nadie extraiga los dones de ti, sino estate dispuesto a dar lo que tienes.
Presta tus oídos, para escuchar, tus brazos y manos para abrazar, tus palabras para consolar y tu espíritu para acompañar 
Cuando lo hagas, verás cómo encaja en el conjunto, del mismo modo que la pieza de un rompecabezas, si se coloca en el sitio que le corresponde, completa el dibujo.
Ciro 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *