Diciembre 13.2019

Cuando un niño se pierde, puede sentirse aterrorizado.
Cuando te pierdes en el interior del caos mental, eso resulta igual de aterrador; experimentas las mismas emociones y sensaciones que el niño.
Cuando aprendes a meditar, a tomar contacto con tu ser, con tu niño interior; aprendes a vivir en paz y reconocer el camino de regreso a casa.
Fuere cual fuera el rumbo por donde transites, al meterte dentro de ti, esperar en silencio y serenidad, las respuestas llegan. 
Al abrir los ojos desde el interior, comenzaras a reconocer edificios, tiendas y todo comenzara a serte familiar.
Cuando comienza a identificarlos, ya sabes que has encontrado el camino a casa.
Es el camino de regreso de la mente inconsciente, a la mente consciente pura.
Hay individuos que viven perdidos, por mucho tiempo, más con el simple gesto de dejar de dar vueltas en círculos, parase, esperar la compañía y guía de la fuerza divina o conciencia pura; comienzan a percibir el largo regreso a casa.
No te niegues a la búsqueda, no te ocultes tras excusas, aprende a enfrentarte, pidiendo ayuda, el regreso al lugar desde donde te perdiste.
Deja de tener miedo, el miedo te vuelve ciego y nunca permite que el corazón se abra para recibir la ayuda que te guíe en ese camino.
No esta afuera, esta dentro tuyo y se llama conciencia pura.
Ciro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *